Cursus honorum senatorial | Cursus honorum ecuestre | Cursus municipal

Cursus honorum

El cursus honorum representa la escala de cargos que un político romano debía seguir a lo largo de su vida pública.
La epigrafía es una buenísima fuente de información acerca de este entramado político, pues en muchas inscripciones -funerarias y honoríficas, sobre todo- aparecen los cargos desempeñados por el personaje el cuestión.

El cursus honorum senatorial

A partir del año 180 a.C. (lex Villia annalis) se estableció un orden fijo para el ejercicio de las distintas magistraturas: cuestura, pretura, consulado (habitualmente, entre la cuestrura y la pretura, se solía ser tribuno de la plebe o edil). El tiempo mínimo para pasar de un puesto a otro era de dos años, mientras que para repetir el consulado había que esperar diez años.
El cursus honorum senatorial sigue las siguientes fases:
  • Vigintivirato (20 puestos). Magistraturas reservadas para los hijos de los senadores o, durante la República, para todo aquélque tuviera ambiciones políticas. Los puestos se distribuyen en:
    • Triumuiri monetales, encargados de las acuñaciones de monedas.
    • Decemuiri stlitibus iudicandis, jueces en los casos acerca del status de un persona (libre, liberto o esclavo).
    • Quattuoruiri uiis in urbe purgandis, encargados del mantenimiento de las vías dentro de Roma.
    • Triumuiri capitales, asistentes de los magistrados en la aplicación de las penas, especialmente la de muerte.
  • Tribuno militar laticlavio. Esta fase, de un año de duración, era frecuente, pero no necesaria.
  • Cuestura: 20 puestos, que daban acceso directo al Senado.
  • Edilidad: 6 puestos; o tribunado de la plebe: 10 puestos.
  • Pretura: de 12 a 18 puestos. 
  • Consulado: los dos cónsules tradicionales fueron aumentando en número máximo de 12 bajo los Severos.

El cursus honorum ecuestre

La carrera ecuestre se desarrollaba en tres etapas: la carrera militar, las procuratelas y las prefecturas de la ciudad de Roma.
El orden obligatorio, establecido por Claudio, en el servicio militar ecuestre era el siguiente:
  • Praefectus cohortis: prefectura de una cohorte auxiliar.
  • Praefectus alae: prefectura de un ala de caballería.
  • Tribunus militum: tribunado militar legionario.
Tras Claudio, el tribunado se ejerce antes que la prefectura de ala, y se introduce una cuarta milicia: la prefectura de ala de caballería miliaria (1.000 hombres).
También reservada en parte al orden ecuestre, antes de ejercer las procuratelas, estaba la función judicial. Eran los jueces encargados de los tribunales contra los gobernadores acusados de corrupción (quaestiones de repetundis).

Las procuratelas eran puestos administrativos. En la República, el procurador era la persona que representaba a otra ante los tribunales. Durante el Imperio se ocupaban de la gestión de los bienes del emperador. Se clasificaban en:
  • Sexagenarii (con un salario de 60.000 sestercios).
  • Centenarii (con un salario de 100.000 sestercios).
  • Ducenarii (con un salario de 200.000 sestercios).
  • Tricenarii (con un salario de 300.000 sestercios).
La carrera ecuestre culminaba con las tres prefecturas de Roma y la de Egipto, ésta última creada en el 30 a.C.

El cursus municipal

Los principales magistrados en una ciudad eran los duouiri (IIuiri en las inscripciones), cuyas competencias eran jurisdiccionales, y los dos aediles (aed.). A estas dos magistraturas se sumaban los quaestores (q., quaest.). En algunas ciudades había un cuerpo de quattuoruiri, formado por los duouiri y los aediles.

Los decuriones (ordo decurionum) componían el consejo municipal, y constituían el verdadero órgano rector de la ciudad. Eran cargos electos y, si bien el sufragio era universal para los varones adultos que no fuesen esclavos, solían ser siempre las mismas familias las que se hacían con el poder de una ciudad. El nombramiento era vitalicio, salvo caso de expulsión por alguna indignidad.

Los sacerdotes municipales eran los pontifices, los augures y los flamines. Eran puestos vitalicios.